3 claves para comprar un departamento en tiempos de COVID-19

A pesar de tener las condiciones económicas para invertir, Erik Leiva, asesor inmobiliario, comenta que lo más importante es informarse bien y seguir recomendaciones de expertos para decidir de manera segura, tanto para la salud mental como para el bolsillo.

Comprar un departamento propio es un sueño que muchos quieren cumplir este 2020. El destacado asesor inmobiliario Erik Leiva, comenta que, seguramente, con la aparición del coronavirus en el camino, este plan retrase la idea de alcanzar esta meta. Incluso aquellos que han logrado mantener sus finanzas bajo control, la imposibilidad de salir a mirar y cotizar opciones habitacionales ha complicado el panorama para los compradores.

Ante tal escenario, como la mayoría de las industrias, el rubro inmobiliario también se ha reinventado, estrenando servicios que no requieren salir de casa para decidirse por la inversión.

“Muchas compañías inmobiliarias ahora disponen de tours virtuales para dar a conocer los departamentos piloto y, para que las ventas se concreten, brindan asesorías a distancia mediante videollamadas”, explica Erik Leiva, asesor y emprendedor inmobiliario.

Además de la incertidumbre producto de la pandemia, lo que paraliza muchas ventas es la poca información sobre cómo actuar en estas condiciones, que no tiene fecha de término definitivo. Sin embargo, considerando las condiciones que favorecen a los compradores, para el ejecutivo se trata de un buen momento para invertir.

“Cada día los precios de las propiedades son más convenientes para quienes desean comprar. Es más fácil recibir rebajas y facilidades para pagar que antes de la pandemia”, destaca Erik Leiva.

Existen muchos proyectos inmobiliarios que se han visto paralizados, por lo que los bancos buscan reactivar la situación entregando créditos. En resumen, todos quieren vender, por lo tanto, te recomendamos fijarte en las siguientes claves que desarrolla el experto.

Conseguir un buen pie

Las inmobiliarias saben lo que cuesta ahorrar para dar un buen pie. Lo usual es alcanzar el 20 % del valor de la propiedad. Por este motivo es que ahora están entregando distintas fórmulas para que el pago sea más fácil. Algunas compañías están dispuestas a dar préstamos de 12 cuotas sin interés o hasta 36 con tasas menores al 1 % mensual, es decir, mucho más convenientes que antes de la pandemia.

Erik Leiva declara que “esos niveles antes no existían, y la verdad es que son alternativas muy buenas para quienes buscan cumplir el sueño de contar con una vivienda propia”.

Vitrinear sin salir

Para algunos, uno de los beneficios que ha traído la pandemia es quizás no utilizar varios fines de semana para visitar edificios antes de concretar la compra.

En la actualidad, sólo bastan un par de horas para acceder a unos recorridos virtuales y obtener la misma experiencia. De esta forma, poder ir resolviendo dudas y recabando la información necesaria para seleccionar las mejores opciones, según los intereses de los futuros compradores.

“La ubicación, el metraje, servicios, seguridad, accesos y equipamiento, entre otras cualidades de los departamentos se pueden conocer por internet gracias a la tecnología; sin arriesgarse a tener contacto físico”, dice Erik Leiva.

Además “es importante definir lo que uno quiere. Si prefieres conexiones de gas o eléctricas, el número de dormitorios, las comunas de preferencia. Todo junto a un presupuesto realista que se ajuste a tus finanzas”, señala el experto.

Un departamento muchas veces es gran inversión

Antes de la pandemia, menciona el asesor inmobiliario Erik Leiva, la mayoría de las ventas en el rubro tenían como destino transformarse en una fuente de rentabilidad, es decir, generar dinero arrendando el inmueble. Este año han surgido problemas con los arrendatarios que han perdido su empleo o que no logran pagar la cuota del mes.

Pero a pesar de esto, el experto sigue defendiendo la idea de que esos son problemas momentáneos que al final se resuelven, si es que suceden en primer lugar.

“La propiedad siempre tendrá plusvalía. Comprar un lugar para vivir siempre será una buena inversión, considerando la escasez de vivienda que hay en el país, especialmente ahora que el mercado está volátil. Resulta necesario contar con una inversión como un departamento”, finaliza Erik Leiva.

Siguenos!!