Log Off: El Movimiento que está alentando a los jóvenes a reducir su tiempo en redes sociales

En una entrevista con The New York Times, la joven fundadora del movimiento comentó que tras poner límites a su tiempo en internet, su autovaloración de la imagen corporal mejoró. Desde ADIPA explican de qué está compuesto este concepto.

Uno de los elementos más relevantes de nuestra sociedad actual son las redes sociales. Imaginar una vida sin ellas hoy es muy complejo, ya que nos han permitido no solo conectarnos con nuestras amistades, sino que también poder organizarnos, educarnos, informarnos, entre otros beneficios.

Sin embargo, pasar un tiempo excesivo en redes sociales puede ser muy perjudicial para la salud mental. Así lo han remarcado diversos estudios, como por ejemplo, el que publicó el Departamento de Salud de la Universidad de Bath en mayo de este año, en donde señalaron que abandonar las redes por una sola semana mejora significativamente la salud mental.

Justamente, por investigaciones de esta índole y por su propia experiencia, Emma Lembke, estudiante de segundo año de la Universidad de Washington en San Luis, decidió fundar un movimiento que busca disminuir el tiempo que pasan los más jóvenes en redes sociales.

Se trata de Log Off (que significa “cerrar sesión”), el cual creó Lembke cuando apenas tenía 17 años y que busca hacer reflexionar a los adolescentes sobre los peligros asociados a pasar una gran cantidad de tiempo al día conectados a redes como Instagram o TikTok.

Emma Lembke, las redes y su imagen corporal

Según pudo recoger The New York Times en una entrevista a la propia Lembke, una de sus principales motivaciones para crear Log Off fue su propia experiencia con las redes sociales.

Conforme a sus declaraciones en el medio norteamericano, comentó que a los 12 años se abrió paso al mundo de las redes sociales, algo que obsesionó a tal punto de llegar a pasar cerca de seis horas al día en diferentes plataformas. Una de las principales consecuencias de esto derivó en un trastorno alimentario provocado por los falsos estándares de belleza que veía diariamente, principalmente en Instagram.

Sumado a su experiencia personal, otro de los gatillantes para la fundación de su movimiento fue que la gran mayoría de los estudios que pudo leer sobre los malestares de la adicción a las redes, no contaban las historias detrás de los afectados.

Fue así como fundó Log Off en 2020, movimiento que hasta el día de hoy mantiene un podcast en donde se relatan este tipo de historias y se debate acerca del uso de las redes sociales y sobre cómo hacer un uso responsable de ellas.

“Todavía tengo que enfrentar mi desorden generalizado de ansiedad, mi TOC. Pero puedo decirte, significativamente, que los síntomas, sobre todo en lo que respecta a mi imagen corporal, de verdad disminuyeron”, comentó Emma tras ser consultada sobre sus experiencias al disminuir su tiempo en redes sociales.

ADIPA: ¿Cómo se compone la imagen corporal?

La psicóloga Ana María Gallardo, profesora de ADIPA (Academia Digital de Psicología y Aprendizaje), señaló en un artículo de la plataforma que hay 4 elementos que conforman la imagen corporal:

  • Perceptual: es la percepción de nuestro cuerpo.
  • Cognitivo: son las valoraciones respecto al cuerpo.
  • Afectivo: corresponde a los sentimientos o actitudes respecto al cuerpo.
  • Conductual: acciones o comportamientos que se dan a partir de cómo nos relacionamos con el cuerpo.

La doctora en Psicoterapia y magíster en Psicología, explica que una imagen corporal positiva sobre nosotros nos ayuda a sentirnos cómodos y a tener pensamientos y juicios positivos sobre nosotros mismos, a pesar de que en algunas ocasiones una buena imagen corporal no se relacione con mantener una buena relación con el cuerpo.

No obstante, la especialista señala que, si tenemos un concepto negativo sobre nuestra imagen corporal, hay una serie de problemas de salud mental que pueden surgir, tales como las alteraciones alimentarias y deportivas, además del trastorno dismórfico corporal.

Es por eso que, iniciativas como las de Emma Lembke pueden ayudar a que los más jóvenes, quienes son los más susceptibles a desarrollar trastornos alimenticios y de salud mental, puedan comprender que los excesos nunca son buenos, especialmente cuando se habla de redes sociales e internet.

Siguenos!!