Por CEP: Candidatos Republicanos: “Estos resultados demuestran que la ciudadanía se siente decepcionada, vulnerable e indefensa”

  • José Meza, candidato a diputado por el distrito 9 y Marisol Bañares, postulante por el distrito 25, coinciden en que las cifras entregadas hoy por CEP ponen nuevamente en tela de juicio la credibilidad de las instituciones políticas  en el país.

Este miércoles se entregaron los resultados de la última encuesta del Centro de Estudios Público (CEP), los datos corresponden al sondeo realizado entre el 25 de julio y 1 de septiembre, donde se consultaron a 1.443 personas de 119 comunas a lo largo del país. Lo más preocupante de las cifras, fue que la confianza en las instituciones y órganos del Estado, nuevamente cayó a los niveles percibidos antes del estallido social.

Uno de los datos que ha llamado más la atención, fueron los de credibilidad y validación de la Convención Constitucional: se evidencia que un 24% de los ciudadanos tiene confianza en la Convención y un 49% considera que la nueva carta magna resolverá los problemas, esta última evidenciando una baja en comparación con la medición inicial que arrojaba 56%.

El órgano encargado de redactar la nueva Constitución, está perdiendo el respaldo ciudadano, debido a los últimos hechos que han marcado el desarrollo de la convención, en este sentido, José Meza, abogado experto en derecho constitucional y candidato a diputado por el distrito 9 comentó que “estos resultados demuestran que la ciudadanía se siente decepcionada, vulnerable e indefensa, sobre todo por los resultados que dicen que cada vez menos confían en la Convención Constituyente”.

Por su parte, Marisol Bañares postulante a diputada en Los Lagos por el Partido  Republicano opinó que “los datos entregados hoy confirman lo que veníamos planteando en relación a la Convención Constitucional, quienes han perdido la sintonía con la ciudadanía. Ellos como organismo encargado de darle al país una nueva Constitución, están desaprovechando la oportunidad que las personas les entregaron de canalizar todas las demandas sociales, en un texto que le dé esperanza, paz y estabilidad a Chile”.

El sondeo arrojó que las instituciones mejor  evaluadas fueron las universidades, radios y la Policía de Investigaciones (PDI), también se registró un alza en la confianza a las FF.AA: aparecen las Fuerzas Armadas (30%), las municipalidades (29%) y Carabineros (26%).

En relación a estos números, el director ejecutivo de Acción Republicana, José Meza, valoró que “las cifras de confianza en instituciones que realmente defienden a los chilenos: PDI, Carabineros, las Fuerzas Armadas, y eso es lo que debieran mirar las autoridades, que la politiquería, que las peleas chicas no es lo que la gente está esperando, sino que nos pongamos de una vez por todas a trabajar por las soluciones a los problemas que realmente les afecta”.

Por su parte, Bañares también consideró positivo “que se vaya retomando la confianza en las Fuerzas Armadas, quienes durante la pandemia han estado en la primera línea en las calles para que se cumplan las medidas sanitarias, y estos números son un reconocimiento hacia ellos.” Agregando, “con esto se demuestra que lo que valoran los ciudadanos es el trabajo en terreno, lo que le falta a los políticos”.

En el sondeo, se consultó sobre “¿cuáles son los tres problemas a los que debería dedicar el mayor esfuerzo en solucionar el gobierno?”. En ese contexto, la categoría “Delincuencia, asaltos y robos” lideró las menciones (42%), lo que refleja un aumento si se compara con la medición anterior, donde este ítem llegó a un 26%.

Sobre esto, ambos candidatos republicanos, coinciden “el hecho de que la delincuencia y la inseguridad, el narcotráfico, sigue siendo la principal preocupación de los chilenos, por lo que no consideramos oportuno las leyes de indulto y amnistía que se han impuesto, porque los chilenos no quieren tener a los delincuentes libres, quiere tenerlos tras las rejas”.

Director ejecutivo de Acción Republicana emplaza a Provoste a no recibir la totalidad de su sueldo

  • Si bien valora que haya dejado su puesto en la testera de la Cámara Alta, considera que no debería recibir su dieta de manera íntegra por estar en plena campaña presidencial.

La senadora Yasna Provoste (DC) y candidata presidencial de Unidad Constituyente renunció a la presidencia del Senado la semana pasada. Esto luego que surgieran voces y críticas tanto en la oposición como en el oficialismo con el fin de presionar para que dejara la testera de la Cámara Alta, tras haber ganado la consulta ciudadana realizada el domingo 22 de agosto.

Pese a que desde el mundo político han valorado su paso al costado en la presidencia de la Sala del Senado, e incluso algunos consideran que debería haber sido antes de la consulta ciudadana, existen posturas que consideran que sus actos, y acciones deberían ir más allá, considerando incluso la rebaja de su dieta como parlamentaria como lo ha planteado José Meza, abogado, y actual director ejecutivo de Acción Republicana.

“Si bien llega tarde la renuncia de Yasna Provoste al Senado, nos parece muy bien que por fin lo haya hecho. No obstante, desde mi punto de vista considero que ella debería ir un paso más allá y renunciar a una parte de su sueldo, porque ahora va a estar enfocada 100% en su campaña presidencial, y no a su trabajo como legisladora. Por lo que debería sincerar y transparentar esta situación con todos los chilenos, tal como lo hizo en su momento José Antonio Kast, renunciando a la mitad de su remuneración cuando fue candidato a La Moneda en 2017”, comentó Meza.

Además, este mismo emplazamiento lo realiza el jurista de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) hacia el candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric (Convergencia Social).

“En el caso de Gabriel Boric debería utilizarse el mismo criterio, y calificarse con la misma vara, ya que él también está utilizando la mayor parte de su tiempo en su candidatura a la primera magistratura del país, lo que igual es entendible. Gabriel siempre ha hablado de promover la probidad y la transparencia, por lo que siguiendo su propias palabras y discursos debería renunciar a una parte de su dieta parlamentaria y de esta forma generamos un ahorro en los caudales fiscales”, enfatizó el experto.

La dieta es la remuneración mensual que percibe un senador durante el período para el cual ha sido elegido y, de acuerdo con el artículo 62 de la actual Constitución, equivale a la de un ministro de Estado, llegando a un monto bruto actual de un poco más de $7 millones. En relación con los diputados, ellos reciben el mismo monto bruto.